FANDOM


"Ahora máscara y un ser loco acechan abajo, esperando el día en que alguien intente convocar las energías de la máscara de la vida."
— Narrador

BIONICLE Leyendas 5: Infierno
Bionicle leyendas 5
Libro
Serie BIONICLE Leyendas
Escritor Greg Farshtey
Editorial Scholastic
ISBN 0-439-82805-8
Infierno es el quinto Libro de la serie BIONICLE Leyendas y fue el último libro del 2006. Habla de cómo los Toa Inika y los Piraka lucharon para atravesar las muchas trampas y guardianes de la Máscara de la Vida y, finalmente, llegaron a la Cámara de la Máscara de la Vida con una bienvenida desagradable.

Sinopsis Editar

Estos eventos tienen lugar hace más de 100.000 años antes de la búsqueda de la Máscara de la Vida

Dos Grandes Seres, después de haber viajado por todo el mundo (incluyendo los reinos de Artakha y Karzahni) llegan a la zona que se convertirá en Voya Nui. Usando sus poderes y herramientas, construyen los túneles que conducen a la Cámara de la Vida, colocando trampas en el interior mientras lo hacen. Uno de los Grandes Seres revela haber forjado la máscara de la vida, y ambos son cuidadosos de su poder. Una vez que se lleva a cabo su tarea, ellos salen, sabiendo que en unos 100.000 años, la Ignika se removerá de la Cámara, y que va a ser reemplazada una vez su terrible poder ha sido revelado.

Estos eventos tienen lugar después de Juego de Poder

Los Piraka llegan a un trecho en el túnel, con el camino de la izquierda bloqueado para ellos. Al descender, son atacados por el legendario Irnakk, que los somete a sus miedos a través del poder de sus Esferas Zamor. Durante la lucha, Zaktan es tomado en la mente de Irnakk, y se da cuenta de que Irnakk desaparecerá si dejan de tener miedo de él. Zaktan lo hace, declarando que él utiliza el miedo como arma igual que Irnakk, y el gigante desaparece.

Habiendo sido testigos a través del poder máscara de Matoro la batalla entre los Piraka y Irnakk, los Toa Inika llegan al mismo trecho. Misteriosamente, el paso izquierdo se desbloqueó en lugar del derecho, y parece que no ha sido desbloqueada durante mucho tiempo. En otros lugares, Garan y los otros miembros del Equipo de Resistencia de Voya Nui buscan a los desaparecidos Toa Nuva, sabiendo que los Toa Inika pueden necesitar su ayuda. Los Toa Inika, viajando por el túnel izquierdo, encontran una ilusión de Toa Lhikan, que les advierte que regresen antes de que sea demasiado tarde. Se niegan a rechazar una misión vital, pero antes de que los Toa Inika puedan aprender más, desaparece diciendo que el tampoco lo haría.

En la Fortaleza Piraka, Axonn y Brutaka continúan su confrontación. La pelea parece más o menos nivelada, ya que Brutaka tiene altura y alcance más que Axonn, pero Axonn es más fuerte. Intentando robar la espada de Brutaka, Axonn recuerda que el se la dió a Brutaka, y se somete a una descarga eléctrica dolorosa. Buscando la victoria, Brutaka usa su Kanohi Olmak para abrir un portal dimensional detrás de Axonn, que no se cerrará hasta que algo pasa a través de él, incluso si Brutaka queda inconsciente.

De vuelta en el volcán, los Toa Inika se encuentran luchando ilusiones de Makuta, un Rahkshi Turahk, un Tahnok, Tahnok-Kal, un Nui-Rama, y ​​un Muaka. Ellos triunfan con demasiada facilidad, y los seres aparentemente fallecidos se convierten en los Toa Nuva. Los Toa Inika descorazonados, piensan que las ilusiones son reales y se preguntan qué podrían hacer a continuación con su increíble poder. Sin embargo, Jaller convence al grupo de que tienen que seguir adelante a pesar de sus temores, y ellos están de acuerdo. Por otra parte, la ilusión de los Toa Nuva desaparece, y Kongu se da cuenta de que eran ilusiones, no oyendo sus pensamientos con su Kanohi Suletu.

Los Piraka continúan su viaje, contendiendo con cilindros de atrapamiento, una cámara de llenado con agua ligeramente mutagénica de la fosa, y chorros de fuego. Con el tiempo escapándose, establecieron una emboscada a los Toa Inika. En el exterior, los Matoran encuentran a los Toa Nuva, muy debilitado por un dispositivo que drena sus Poderes Elementales y esclavizados por Antidermis. Utilizando sus propio Lanzadores Zamor, los Matoran liberan los Toa Nuva y ayudan a llegar a la Fortaleza Piraka, informándoles de la existencia de los Toa Inika.

Al llegar a una gran cámara, los Toa Inika son recibidos por la voz grabada de uno de los Grandes Seres del prólogo. Proclamando que la habitación en la que se encuentran es la Cámara de la Muerte, se les informa que, para que ello pasen, uno de ellos debe morir. Matoro se postula, alegando que él es de los que menos utilidad es para el equipo ya que él no es más que un intérprete y no un guerrero, atleta, Cronista, o inventor como los demás. Matoro es destruido por un rayo de energía, pero luego su cuerpo se reconstituye. La grabación les informó que no era la necesidad de morir lo que contaba, sino sólo la voluntad de hacerlo. Yendo hacia adelante, el grupo es atacado por Protodax, sólo para que el Rahi sea expulsado por Umbra. Involucrándose los Toa Inika en la batalla, Umbra resulta demasiado poderoso para ellos para derrotarlo directamente. Basándose en Matoro, los Toa Inika utilizan espejos de hielo para reflejar a Umbra en forma de luz hasta que finalmente cayó en combate.

De cara al futuro, los Toa Inika se encuentran encerrados en la batalla con los Piraka en lo alto de un puente. Las energías elementales de los Inika hacen que la estructura colapse, y los Piraka finalmente proceden a la Cámara de la Vida. Una vez allí, se encuentran con nada menos que su miembro perdido Vezon. Se descubre que él tiene la máscara de la vida, y él se ofrece a darsela a ellos si matan a Vezok. A pesar de la buena disposición de los Piraka para hacerlo, Zaktan discierne que Vezon no podía darles la Ignika incluso si el lo quisiera. Vezon entonces despliega la Lanza de la Fusión para fusionar a Vezok y Reidak, creando un gigante monstruoso que obedece sus órdenes al atacar a los otros Piraka.

Los Toa Inika, después de haber sobrevivido a su caída desde el puente, se ponen de acuerdo en que su única esperanza de la victoria sobre los Piraka es luchar con todo lo que puede desatar. De vuelta en la Fortaleza Piraka, Axonn lucha para evitar tanto los ataques de Brutaka y el cada vez mayor vórtice dimensional. Advierte a Brutaka que sus acciones traerán a Botar, cuyo nombre infunde temor incluso en el gigante con la espada. Conducido a la rabia por la corrupción de su camarada, Axonn ataca con una fuerza increíble, encogiéndose de los ataques de Brutaka como si ni siquiera le pegara. En su desesperación, Brutaka ve el tubo de Antidermis, pero Axonn lo destruye antes de que pueda llegar a el. Mientras se hace añicos, Axonn oye una voz, además de Brutaka gritando, más profundo y de sonido áspero. Desprovisto de su hacha, Axonn logra derribar a Brutaka con una ráfaga de energía de sus manos, y la cordura vuelve a los ojos de Brutaka justo antes de que quede inconsciente. Botar entonces aparece y toma en custodia a Brutaka, advierte a Axonn que cualquier intento de interferir con él dara como resultado castigo hacia Brutaka. Axonn se compromete a liberar a su amigo, y ya que los tres miembros de la Orden de Mata Nui se van, el vórtice que Brutaka abrió se revela como un portal al Campo de Sombras mientras Krahka y Tahtorak emergen de el.

Volviendo dentro de la Cámara de la Vida, los Toa Inika llegan y confrontan a Vezon. Sus poderes, combinados con los de Fenrakk, prueban ser demasiado para ellos para lidiar directamente. Los Inika luego usan sus poderes para obligar a los dos a retroceder en la lava, y Jaller se prepara para ir tras de ellos a pesar del conocimiento de que probablemente morirá. Antes de que él tenga la oportunidad, Vezon emerge en la parte posterior de Fenrakk, ahora transformado en Kardas. En su lucha, Jaller se da cuenta de que la Ignika debe ser sensible, y tiene a Kongu para leer sus pensamientos. Kongu descubre que la máscara de la vida sintió su enfoque, y debido a la actitud de Matoro hacia los demás lo seleccionó para ser su nuevo guardián. Transmitiendo estos pensamientos en la mente de Vezon, Kongu provoca que el ez-Piraka se enoje. Jaller luego despliega la Esfera especial Zamor de Axonn, congelando a Vezon y Kardas y permitiendo que Matoro remueva la Ignika.

En la Fortaleza Piraka, los Toa Nuva recuperan sus máscaras y aprenden de la resistencia quienes son los Toa Inika, y se prponen a reunirse con sus amigos. Nuevamente de pies, los Piraka atacan a los Toa Inika, pero la máscara de la vida escapa, volando hacia arriba a través de las catacumbas. Los Toa la persiguen, mientras que los Piraka tiene una disputa que involucra a la lanza de la fusión. Vezok quiere que Vezon vuelva a fusionarse con él, una vez más, pero el otro Piraka destruye la lanza, por lo que es imposible. Sin saberlo ellos, la lanza aún funciona.

La búsqueda de la Ignika continúa y termina viajando a las profundidades de la Bahía de Voya Nui . En un intento de recuperarla, Hahli se siente abrumada por una enorme presión. Antes de que los otros Inika puedan hacer cualquier cosa, un misterioso Matoran emerge de debajo del agua y trae a Hahli a la orilla. Después de jadear a cabo de una súplica críptica en busca de ayuda y mencionando una ciudad bajo las aguas de la bahía, el Matoran se derrumba hacia la muerte.

Los Toa Inika se reunen con Axonn y los Toa Nuva, con Botar habiendo desaparecido con Brutaka después de hablar con Tahu Nuva. Al ver que no tienen ninguna oportunidad contra doce Toa y Axonn, los Piraka deciden ir a la clandestinidad, y crean un plan para esperar hasta el momento adecuado para devolver el golpe. Después de una discusión, se acordó que los Toa Inika continuarán la búsqueda de la máscara de la vida, mientras que los Toa Nuva saldrán, ya que parece que los Toa Nuva están destinados a despertar a Mata Nui, pero los Toa Inika deben salvar su vida primero . Tahu Nuva promete que los Toa Nuva estarán esperando a los Inika cuando regresen, y una vez que los Inika están fuera del rango de audición, Axonn se enfrenta a él y Tahu admite haber mentido. Menciona una misión secreta que los Toa Nuva tienen ahora de la cual los Inika no puede ser parte, y expresa su esperanza de que los nuevo Toa sobrevivirán.

Después de una discusión sobre los Matoran de Voya Nui , Axonn se ofrece para velar por ellos para que los Toa Nuva no tendrá que llevarlos a Metru Nui y por lo que los Toa Inika serán libres para perseguir la Ignika. Axonn entonces abre un túnel en la aldea Matoran que conduce al reino submarino, y ve a los Toa Inika partiendo después de una advertencia sobre los peligros que puedan enfrentar...

PersonajesEditar

Trivia Editar

Véase TambiénEditar



El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.