FANDOM


"Algo impacto contra las puertas del Coliseo, derribando sus bisagras. Un par de heridos centinelas Visorak siguieron, arrojados a la arena por lo que había derribado las puertas. A medida que el humo se disipaba, Vakama vio a cinco Toa Hordika marchando hacia el Coliseo, en busca de todo el mundo como si ya lo hubieran conquistado."
— Narrador, Red de Sombras

Batalla de Metru Nui
Set Batalla de Metru Nui
Batalla/Conflicto
Conflicto Control de Metru Nui
Combatientes

Toa Hordika, Rahaga, Keetongu


Visorak, Sidorak, Roodaka

Localización Coliseo
Resultado Sidorak muere, los Visorak abandonan Metru Nui, Teridax es liberado

La Batalla de Metru Nui fue un gran conflicto que tuvo lugar en el Coliseo de Metru Nui, cerca del final del Gran Rescate. Cinco de los Toa Hordika se dirigieron a entrar en el Coliseo para reclamar a los Matoran de las hordas Visorak y traer a Vakama devuelta con ellos. Mientras tanto, otra batalla se libraba entre RoodakaSidorak, y el legendario Rahi Keetongu.

Objetivos Editar

Toa Hordika Editar

  • Rescatar a los cinco Rahaga que habían sido capturados por Vakama para Roodaka
  • Lograr que Vakama vuelva otra vez al lado de los Toa
  • Rescatar a los Matoran de las hordas Visorak.

Horda Visorak Editar

Roodaka Editar

Sidorak Editar

  • Acabar con los Toa Hordika y Rahaga
  • Gobernar a los Visorak con Roodaka como su nueva reina.

Resumen Editar

Hordika Rhotuka

Los Toa Hordika disparando sus Rhotuka

Después de aliarse con los Visorak, Vakama se había convertido en un general de la horda. Reunidos en el Coliseo estaban la mayoría de los Visorak, y sus líderes, Vakama, Sidorak y Roodaka. Pronto, sin embargo, el resto de los Toa HordikaNorik irrumpieron en el Coliseo en un desesperado intento de persuadir a Vakama a volver con ellos. Vakama, molesto, les ordenó prometer su lealtad a él y a Sidorak. Cuando los Toa Hordika se negaron, Vakama tiró un poste hacia ellos y ordenó a los Visorak a atacarlos. Sin embargo, los Toa estaban preparados para esto, y cargaron sus Rhotuka. En el último momento, se agarraron de los Rhotuka, y volaron agarrados de ellos, evitando los Rhotuka de los Visorak. En terreno elevado, los Toa Hordika atacaron a los Visorak, mientras que Matau se separo de los Toa, tratando de encontrar a Vakama.

Mientras tanto, Rahaga Norik encontró a los otros Rahaga, que habían sido atados por redes Visorak. Norik liberó a sus hermanos y hermanas, y juntos se dirigieron a la batalla.

Keetongu Scaling

Keetongu escalando el Coliseo

En ese momento, Sidorak escuchó un sonido metálico desde el balcón desde el cual estaban mirando hacia abajo. Los tres comandantes vieron entonces a Keetongu, subiendo y preparándose para atacar. Sidorak, enojado, disparó un rayo de energía desde su Cuchilla del Control hacia Keetongu, que utilizó sus armas para esquivar el rayo. Roodaka, molesta por todo esto, disparó un rayo de Sombras de sus Garras Capturadoras a Keetongu. Lo vio demasiado tarde, y el haz de sombras lo impacto de lleno, lo que le hizo caer al suelo con una fuerza tremenda. Sidorak creyo que el Rahi estaba muerto, pero Roodaka, que esperaba ver a Sidorak morir pronto, para que pudiera gobernar la horda, dijo que no estaba muy segura. Juntos, la Virreina y el rey de la horda Visorak descendieron un ascensor hacia donde yacía el Rahi. Roodaka ordenó a Vakama que se quedara donde estaba, y esperara.

Mientras que los Toa Hordika se enfrentaban con los Visorak, Matau encontró a Vakama, y ​​los dos pelearon en el techo del mirador. Vakama, sin embargo, derroto a Matau, y lo empujo por el borde del techo, donde logró agarrarse de una estatua de Sidorak. Vakama se subió a la mano de Matau, aplastándola y burlándose de él. Matau, triste por todo esto, se disculpó con Vakama por actuar de la manera en la que lo hizo antes y insultarlo. Vakama levantó el pie de la mano de Matau, y dio un paso atrás. Matau continuó hablando, y recordó a Vakama de su misión de rescatar a los Matoran. Vakama en ese momento recapacito y decidió reunirse con sus hermanos. Matau, sin saber esto, dio un ultimátum a Vakama, y ​​soltó la estatua.

Bionicle-3-Web-of-Shadows-images-ffaa74d3-0816-4b0c-985e-e169572799d

Los Toa Hordika enfrentando a la Horda Visorak

Vakama intentó alcanzar sin poder la mano de Matau. Se ató a sí mismo a redes Visorak, y saltó tras Matau. Antes de que Matau cayera al suelo, Vakama se encontró con él y lo abrazó con fuerza. Cuando se acercaban a la tierra, la red Visorak se estiró, y los catapultó de vuelta a salvo.

En ese momento, Sidorak y Roodaka habían llegado hacia donde se encontraba Keetongu. Sidorak, satisfecho, dejó que Roodaka le diera el golpe final. Ella paso la garra hacia Sidorak, y le dijo que lo hiciera él. Mientras Roodaka se alejaba, Sidorak la llamó mientras Keetongu se levantaba de nuevo, sólo para que su ruego fuera duramente repudiado. Volvió a llamarla, pero en ese momento Keetongu aplastó a Sidorak, matándolo.

Roodaka, después de lidiar con Sidorak, llamó a uno de sus corceles Kahgarak, y se subió en este. Mientras que los Toa Hordika y Rahaga se defendian de los Visorak, las arañas Rahi los rodearon en el centro del Coliseo. Para su sorpresa, los Visorak comenzaron a retroceder. Bajando la guardia, no se percataron de los Rhotuka en dirección a ellos, que los dispersaron. Roodaka se bajó de su corcel y se dirigió hacia los Toa.

Mientras caminaba hacia los Toa, ella nombró sus elementos separados, y, en el momento que mencionó que el elemento de Vakama, el Fuego, ya le pertenecía a ella, se dio cuenta de que faltaba uno de los Hordika. Vakama entró en ese momento, y lanzó a Matau a los otros Toa. Roodaka exigió sus poderes, una vez más, y Matau, molesto, comenzó a cargar su Rhotuka, y lo disparó hacia ella, mientras que los otros Toa Hordika hicieron lo mismo. Roodaka, imperturbable por sus poderes, se rió a toda voz, diciendo que sus poderes no eran nada si no estaban unidos.

WoS Toa Hordika Vakama Rhotuka

Vakama apunto de disparar su Lanzador Rhotuka contra Roodaka

Vakama, sin embargo, eligió este momento para revelarle a Roodaka su cambio de bando. A medida que comenzó a cargar su Rhotuka, Roodaka señaló a Vakama diciéndole que si la hería, los Visorak aniquilarían a los Toa y Rahaga. Vakama, que ya había pensado en esto, ordenó a todos los Visorak a ser libres de su esclavitud. Los Visorak se detuvieron por un momento, y luego abandonaron Metru Nui. Roodaka se sorprendió por esto, y llamó traidores a los Visorak, Vakama contesto firmemente a esto, diciéndole que estaban esclavizados por ella, y por lo tanto, no podían traicionarla. Siguió adelante, dando un pequeño discurso sobre el liderazgo, y diciendo que Matau le había enseñado lo que significaba. Por fin terminó, disparando su Rhotuka a ella, sin darse cuenta de un brillo rojo en sus ojos. Norik gritó una advertencia tardía mientras el Rhotuka la golpeaba. Como su corazón de piedra fue tallado de la prisión de Teridax, y los Toa habían disparado todos sus elementos en ella, Teridax fue liberado. Teridax entonces teletransportó a Roodaka a salvo, y su corazón de piedra cayó al suelo.

Consecuencias Editar

Mientras Norik le decía a Vakama lo que acababa de hacer, Keetongu se dirigió hacia ellos, herido. Cuando lo ayudaron a levantarse, Vakama le preguntó a Keetongu si podía restaurarlos a Toa Metru, a pesar de que Norik señaló que habían hecho las paces con sus lados Hordika y podían ser mejor para ellos, pero Vakama sentía que debían completar sus destinos como verdaderos Toa. Keetongu utilizó sus poderes y sanó a los Toa, lo que les permitió completar el Gran Rescate, y salvar a los Matoran.

Vakama mantuvo la piedra de corazón de Roodaka como un recordatorio de lo que había sucedido durante el Gran Rescate, y más tarde la utilizó para representar a Teridax en las historias como un Turaga.

Apariciones Editar

Enlaces Externos Editar



El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.